Nuestra Parashá afirma (Vaikra 19:3), “Un hombre deberá respetar a su madre y a su padre”. Por otro lado, en los Diez Mandamientos se nos pide, “¡Honra a tu padre y a tu madre!”

 ¿Cuál es la diferencia entre RESPETO y HONOR?

  • RESPETO significa que un hijo no puede contradecir las palabras de sus padres, ni tampoco puede corroborarlas. La mitzvá de respetar al padre y a la madre se extiende hasta el punto que no podría ponerlos en ridículo ni lastimarlos, deberá soportar la humillación en silencio, con temor hacia el Todopoderoso Quien nos dio este mandamiento. (Sin embargo, puede convocar al Beit Din – tribunal judío – si lo lastiman)
  • HONOR: Por honor se entiende que un hijo debe observar que sus padres estén abastecidos con comida, bebida y vestimenta y debe satisfacer todas las necesidades de éstos.

Traducimos el verbo תיראו por RESPETAR en vez de usar literalmente “temer” para que no se preste a confusión con el sentimiento de miedo. Explica el Rabbi Malbim Z”L (Meir Leibush ben Yehiel Michel Wisser – quien vivió entre los años 1809 y 1879 en Ucrania -) que etimológicamente ירא se deriva de ראה – mirar, ver – raíz que por extensión no sólo se refiere a mirar físicamente, sino a una cierta conciencia o comprensión del objeto hacia el que se dirige. Así  pues, señala Rashi, que ירא implica más una actitud de veneración por la superioridad y valor del objeto en cuestión con respeto a uno que un sentimiento de miedo ante él.

Ajarei Mot significa después de la muerte, pues el relato empieza recordando la muerte de los hijos de Aaron, Sumo Sacerdote, y a partir de eso, los límites que tendría este último.

Los Diez Mandamientos - Aseret Hadibrot - constituyen una base ético-social para el cumplimiento de los otros mandamientos, ya que una persona que trabaja la idolatría o no cree en la existencia del Todopoderoso no va a observar la colocación de los Tefilin ni a tomar las Cuatro Especies en Sucot. Además de las mitzvot entre el hombre y el hombre presentadas, ya que una persona no puede observar correctamente los otros mandamientos mencionados en la Torá en la sociedad en la que se produce el asesinato, la destrucción de la unidad familiar, la distorsión del sistema de justicia al dar falso testimonio.

Shabbat Shalom

 

Moshé quien, muy a su pesar, fue elegido junto a su hermano Aarón para liberar a los hijos de Israel de la opresión de Egipto, quien superó cada queja del pueblo en el desierto, y quien sacrificó su familia y su tiempo en permanecer aislado, pero cerca de D-os en el Monte Sinaí durante 40 días y 40 noches, en este momento en el cual el Pueblo pecó al idolatrar a un becerro de fundición, tomándolo como un dios tangible, asume la responsabilidad,

Pensar bien ahora, evita la vergüenza después.

"Y dijo Yosef a sus hermanos: Yo soy Yosef! ¿Vive mi padre todavía? Mas sus hermanos no podían responderle, porque estaban turbados delante de él." (Génesis 45;3)

En el Midrash encontramos el siguiente comentario referente a este versículo: "Aba Cohen Bardela (un sabio) decía: pobre de nosotros por el día del juicio (celestial), pobre de nosotros por el día del reproche, si Bilam el sabio de los pueblos no pudo resistir ante el reproche de su burra y los hermanos de Yosef no pudieron pararse ante la reclamación de su hermano menor, menos nosotros podremos defendernos ante el juicio de D´s".