B”H

PARASHAT PINJAS
LÍDER DE ISRAEL: ISH ASHER RÚAJ BÓ 
(BEMIDBAR 25:10-30:1) - HAFTARA: IRMIAHU 1:1-2:3

Parashát Pinjás es la única que lleva como título el nombre de un judío observante. No hay parashat Abraham, por ejemplo… no hay parashát Ioséf o Iaacóv….

Y la pregunta es: Qué obra hizo Pinjás por la cual se lo destaca de manera tan importante?

Primero se lo presenta recordando que era un Cohen, nieto de Aarón ha Cohen. Era un líder por su función en el Tabernáculo, el Mishkán! Sin embargo él salvó no sólo la vida, sino la Kedushá, la Santidad de los hijos de Israel. 

 

En tiempos en que el pueblo de Israel se estaba preparando para entrar a la Tierra Prometida, hubo un acto público de inmoralidad,.de idolatría, que desató la ira de Dios a través de una plaga. Pinjás actuó matando a estos adúlteros y así logró detener la muerte de miles y miles de judíos. Hizo justicia y por eso fue recompensado por Hashem con el pacto de la Paz.

Sin embargo hay un detalle muy significativo en Parashát Pinjas respecto de la paz: En hebreo paz se dice SHALOM, que viene de SHALEM (que significa COMPLETO).

Cuando está escrita la palabra SHALOM en la Torá, la letra Vav, está partida por la mitad, mostrando que la paz no es COMPLETA, cuando hay fanatismo.

Según nuestro sabio Najmanides, si bien el acto de Pinjas fue necesario –en su momento- para detener el deterioro de la joven generación que estaba actuando con actos de idolatría, no debe ser imitado. Najmánides insinúa que Pinjas, nieto del Sumo Sacerdote Aharón, no alcanza el grado de espiritualidad de su abuelo. Un Cohén no debe matar.

La paz debe ser bien entendida en su práctica, y para ser completa hay que poner el corazón, no solo la cabeza. Las leyes deben estar acompañadas del sentimiento de humanidad. Y un líder debe ser causa y efecto, de este sentimiento, actuando con sabiduría en el corazón. 
Se nombran a 3 líderes en esta parashá: Moshé, Pinjás, y Yoshúa Bin Nún.

La obra de Moshé culmina aquí, no solo por todo lo que sabemos que hizo, sino que a pesar de que Hashem le dice que no va a entrar a Eretz Israel, Moshé pide un sucesor de un modo muy particular: Que sea digno ante su pueblo.

“Designa un hombre para estar frente a esta comunidad, que entre y salga al frente de ellos….y con esto el pueblo de Hashem no se parecerá a un rebaño sin pastor”.
Y Ad´nai respondió: Llama a Josué hijo de Nún, hombre en quien está el espíritu, (ISH ASHER RÚAJ BÓ) y pon tu mano sobre él. Lo presentarás al Sacerdote Eleazar y a toda la Comunidad, y allí le darás instrucciones en presencia de ellos.”

Un líder debe trazar un camino, un modo para lograr objetivos para la comunidad. Tener estudio de Torá, ser práctico con un espíritu acorde a los cambios que van aconteciendo. Tener poder de decisión, siempre pensando en el bien común. Vivenciar y transmitir la fé necesaria con la suficiente tranquilidad, de afrontar los acontecimientos para tomar las mejores decisiones. 
La Torá en esta parashá nos da ejemplo de 3 líderes:

De Moshé aprendemos que la humildad y el temor a Dios son necesarios para tener la fortaleza para guiar con acción y espiritualidad.

Pinjás - aún poniendo en riesgo su vida-, nos da muestra de un líder que actúa en el momento apropiado con justicia.

Yoshúa Bin Nún ya dio muestra de lealtad cuando volvió con los exploradores de Eretz Israel, y dijo que sí, es posible la promesa de Hashem de entrar a la Tierra Prometida; y mostró que la verdad, aunque al principio parezca no creíble es un valor eterno, al cual debemos confiarnos a pesar de tener miedo.

Shabat Shalom!

Shliját tzibur, jazanit: Mijal Orlian