El Proceso de Autodestrucción

De la historia de los espías podemos ver cómo el perder la conexión con D'os puede conducirnos a un proceso trágico de autodestrucción.

El primer paso de este proceso es perder la confianza en la habilidad de uno para tener éxito. Esto es evidente en el reporte de los espías: "nosotros nos vimos como langostas, y ellos también nos vieron así" (Bemidvar 13:33). Los espías, convencidos de que no tenían ninguna chance de tener éxito, se vieron a sí mismos como langostas - lo que los canaanitas reflejaron de vuelta.

 

En el paso dos, nosotros vemos que los espías dan una lista de excusas y recriminaciones - e incluso culpan a Moshé por haberlos sacado de Egipto (14:2)! Para evitar una gran desilusión de ellos mismos, ellos necesitaron racionalizar "razones" para su fracaso.

En el paso tres, los espías "se despertaron" y se dieron cuenta de la oportunidad que perdieron. Sin poder soportar la gran desilusión y el fracaso, ellos "heroicamente" declararon: "Ahora entremos a la tierra" (14:40). Ellos desesperadamente querían recapturar la oportunidad perdida. Pero Moshé les informó que era demasiado tarde, la oportunidad se había ido, y cualquier intento de entrar a la tierra en contra del decreto de D'os seguro que terminaría en una tragedia.

El paso cuatro es el final y el más doloroso. Los espías no soportaban vivir con un fracaso por el resto de sus vidas. La muerte era una opción más reconfortante. Entonces ellos entraron a la tierra de todas maneras sólo para ser asesinados por los nativos (14:45).  Caer en una llamarada de gloria dejó satisfecho al ego de ellos… pero destruyó sus vidas.

 

Cada uno de nosotros tiene una "visión de vida" - cuyo impacto nosotros esperamos maximizar. La Torá enseña que cuando la "visión" de uno está estimulada por una conexión con D'os, entonces la habilidad para lograr algo trasciende todos los límites. Puesto que D'os puede hacerlo todo, todo el éxito depende de Su voluntad.

 

Sin esta conexión, la habilidad de uno para lograr algo es definida por la limitación humana. Es por eso que es lógico asumir que muchas metas no son posibles de alcanzar.

El tiempo dirá si encontraremos nuestra brújula, nos encarrilaremos y tendremos éxito en construir una conciencia nacional judía que puede enfrentarse a las fuerzas que nos seducen y nos desvían de nuestra visión y nuestro sueño.

Shabbat Shalom

Fuente JudaismoHoy. Rab. Shraga Simmons