"Betzalel construyó el Arca de madera de acacia..." (Shemot 37:1)

Si una persona hace una Mitzvá con las intenciones más puras, solamente para hacer la voluntad de Di-s, entonces tal Mitzvá será tan especial que dejará una marca permanente en el mundo. La mayoría de los artículos del Mishkán que fueron también usados más adelante en el Primer Templo, se perdieron durante la destrucción del Templo. Solo el Arca de Betzalel quedó.

 

A pesar de que muchas personas participaron en crear otros utensilios sagrados del Mishkán, el Arca fue hecha solo por Betzalel. Como el Arca tenía figuras en ella, solo un hombre extremadamente piadoso podía construirlo. Si el escultor se descuidaba inclusive en un ligero pensamiento de que las figuras podían estar remotamente asociadas con idolatría, la santidad del Arca hubiese sido invalidada. Un tema tan delicado como este solo pudo ser confiado a Betzalel, un artesano piadoso y habilidoso. La familia de Betzalel era conocida por luchar en contra de la idolatría; su abuelo fue matado tratando de prevenir el pecado del Becerro de Oro.

Con su sabiduría y pureza de pensamiento, Di-s dijo en la Torá que Betzalel estuvo encargado de la construcción de todo el Mishkán. Asi él hizo que su trabajo, su sola responsabilidad, la construcción del Arca, fuera protegido por la Providencia a través de la historia.

(Meshej Jojma)

 

"...piedras de recordación a los Hijos de Israel" (Éxodo 39:7)

Pregúntale a cualquiera que no haya tenido educación religiosa que sintió cuando se puso por primera vez kipá en publico.

Te dirá que es como transformarse en embajador.  Embajador del pueblo judío.  Embajador del propio Di-s.  Ahora todo el pueblo judío y Hashem pueden ser juzgados de acuerdo con el modo en que te comportas.  Hace cinco minutos decían: "¡Eh! ¡Miren a ese que se está colando!".  Ahora dicen: "¡Eh!  ¡Miren al judío que se está colando!".

El judío, a diferencia de la persona de color, siempre tiene la opción de entremezclarse con el medio, de acortarse la nariz, de acortarse el apellido.

Pero ni bien "sale" y lleva los signos del judaísmo, sus actos reflejan no solo al individuo que es, sino a todo el pueblo judío, y a Di-s. 

En el joshen, el pectoral, que llevaba el Cohen Gadol, habia doce piedras.  En esas piedras estaban inscriptos los nombres de las Tribus de Israel.  Se llamaban "piedras de recordación ante los Hijos de Israel".

Porque el pueblo judío recordaban que sus nombres estaban inscriptos en esa prenda sagrada, y entonces les daba vergüenza cometer un pecado.

 

(Enfoques sobre la Parashá http://mesilot.org)