rumoresUno escucha con frecuencia: "Si todo el mundo lo está diciendo, entonces debe ser cierto".

Pero no necesariamente.

A veces falsos rumores, presentados como "hechos", pueden hacer que juzguemos equivocadamente a las personas y ciertas situaciones. Y nuestros juicios equivocados pueden tener consecuencias muy desagradables.

La Torá describe cómo el Pueblo Judío se preparaba para entrar a la Tierra de Israel a vivir allí como Dios les había ordenado. De antemano, Moisés envió a un grupo de meraglim, "exploradores", para que entraran en la tierra y elaboraran un informe.

Leer más:Parashat Shlaj Lejá 5777

MenoraEMUNÁ, QUE SE TRADUCE COMO CONFIANZA

Comentario de Parashat Behaaloteja, por el seminarista Dr. Gabriel Pristzker, de la Kehilá de Córdoba, Argentina

Esta semana le hemos parashat "Behaaloteja". En ella, aparece mencionada la menorá, aquel elemento de culto que, en el tiempo, se transformaría en uno de los emblemas centrales del pueblo judío.

De siete brazos, recordando los siete días de la semana, la menorá era encendida por el sacerdote con aceite de oliva puro, inspirando a quienes la veían recordar la luz espiritual que deriva del aprendizaje de la Torá. "Torá" de la misma raíz lingüística que "Or", Luz.

Esta es la menorá a la que se dirigieron urgentemente los macabeos al querer reinaugurar el Templo de Jerusalém. Sabido es por todos el famoso milagro del aceite, y que así ocurrió lo que dio origen a la festividad de Januká.

Leer más:Parashat Behaaloteja 5777

hoja

Números 1:1 - 4:20

"Cuando uno aprende de niño, es como tinta en un papel fresco; cuando uno aprende de grande, es como tinta en un papel usado".  
(Pirké Avot 4:25)

Hay una historia verídica sobre un niño de 8 años que un día volvió a su casa de la escuela y se encontró que su casa estaba en llamas.  Mientras las llamas se hacían cada vez más grandes, la madre del niño lloraba y decía: "es horrible perder nuestra casa y nuestras posesiones, pero lo más terrible de todo es que nunca podremos reemplazar nuestro árbol familiar, el cual contiene nuestro linaje desde el Rey David!".

"No te preocupes, mami" - dijo el niño - "Yo comenzaré un nuevo linaje".  (El niño se convirtió más tarde en uno de los más grandes rabinos del siglo XIX, conocido como el Maguid de Mezrich).

Leer más:Parashat Bemidbar 5777

cambio mundoLa Confianza en D'os (Levítico 25:1 - 26:2)

Se cuenta la historia de un judío europeo, al final del siglo, que cansado por la constante pobreza, decidió resolver el problema jugando a la lotería. Temiendo de que lo que estaba haciendo no era exactamente "casher", el hombre fue a lo de su Rabino y le pidió su aprobación para el plan. Él le explicó al Rabino que sus acciones no iban a hacer más que darle a D'os la oportunidad de enviarle el dinero que tanto necesitaba. Más aún - dijo el hombre - él tenía absoluta confianza de que D'os iba a responderle.

"¿Cuántos boletos de lotería ha comprado?" - le preguntó el Rabino. "Tres" - dijo el hombre. "Uno solo debería ser suficiente para D'os", fue la breve respuesta del Rabino.

El concepto de "bitajón" - "confianza en D'os" - juega un papel preponderante en el pensamiento judío. Así como la persona debe buscar cumplir las mitzvot, ella también debe tratar de desarrollar su bitajón, una conciencia de que D'os está envuelto activamente en nuestras vidas. De hecho, la adquisición de esta "conciencia de D'os" es tan vital que algunos comentaristas explican que esto es el verdadero objetivo del cumplimiento de la Torá..

Leer más:Parashat Behar Bejukotai 5777

sefirat haomerLa raíz del asunto

Contarán para ustedes —desde el día siguiente del primer día de descanso, desde el día en que llevan el Omer de la agitación— siete semanas; éstas serán completas. Hasta el día siguiente de la séptima semana contarán cincuenta días; y ofrecerán una nueva ofrenda vegetal a Hashem (Vayikrá 23:15-16).

La costumbre entre los judíos es de no celebrar casamientos entre Pesaj y Shavuot. La razón: para no crear una atmósfera de alegría ya que los estudiantes de Rabí Akiva murieron en una plaga en este período. También hay una costumbre de no recortarse la barba o el cabello [como señal de duelo], pero algunos permiten esto después de Lag BaOmer —el día 33 del Omer— ya que sostienen que la plaga se había detenido para ese entonces (Tur, Oraj Jaim 493:1).

Leer más:Parashat Emor 5777