La muerte de un ser querido es un momento que exige el apoyo de la comunidad para que los deudos manifiesten sus sentimientos, logrando exteriorizar conformidad con la voluntad divina, resignación y aceptación de lo sucedido.

Hay distintas bendiciones que se pronuncian al enterarse de una muerte:

Si uno presencia una muerte:

"Baruj Ata Adonai Eloheinu Melej Haolam Dayan Haemet"
Bendito eres Tú, Di-s nuestro, rey del Universo, que ers el juez verdadero

Si uno se entera de una muerte:

"Baruj Dayan Haemet"
Bendito el juez verdadero

"Adonai Natan Vaadonai Lakaj, Yehí Shem Adonai Mevoraj"
Di-s entregó, Di-s quitó, Bendito sea el nombre de Di-s

Sólo los parientes más cercanos están obligados a cumplir con las leyes de duelo, y éstas son:

SHIVA: Se llama así a los siete primeros días después del funeral, que son de duelo riguroso, en los cuales  no se trabaja, y se debe hacer un minián diario, en el cual se reza el KADISH.  Durante esta semana, se acostumbra cubrir los espejos y adornos de la casa para expresar que la vanidad no tiene lugar, especialmente en estos días.

SHLOSHIM: Son los treinta primeros días después del funeral. El enlutado se levanta, trabaja, pero evita toda vestimenta lujosa. Pasados estos días, recién se puede volver a ir al cementerio. Durante los Shloshim, se dice el Kadish en el servicio de la sinagoga.  Después de los treinta días se continúa diciendo KADISH durante 11 meses y 1 día, evitándose cualquier alegría, fiesta, música y baile.  Se enciende una pequeña vela en recuerdo del alma del difunto, en la casa o en la sinagoga.

IORTZAIT: Es el aniversario de fallecimiento de la persona, contado según el calendario hebreo. Se pronuncia Kadish de Duelo y se enciende una vela en recuerdo del alma del ser querido.

Existen prescripciones de lavado y envoltura del cuerpo llamadas TAHARA, acción que realiza habitualmente una comisión de la comunidad llamada "JEVRA KADISHA".  En el rito mortuorio existen severas prescripciones de igualdad considerando que la muerte nivela a ricos y pobres, y no puede haber ninguna diferencia ni en la mortaja, ni en el féretro o la ceremonia.

Tampoco se suele poner flores en el ataúd o tumbas, sino piedras, que al contrario de las flores, duran eternamente.

El funeral se lleva a cabo en el cementerio con el rito tradicional. Antes de efectuarlo, se practica una desgarradura (KERIA) en la vestimenta de los enlutados, como señal de duelo, de la emoción y del corazón quebrantado.

Al descender el ataúd a la tumba y cubrirlo con tierra, los amigos más cercanos arrojan las primeras paladas, repitiendo las palabras del Génesis "POLVO ERES Y AL POLVO RETORNARAS". Luego, los deudos pronuncian el KADISH, que es una oración especial, mediante la cual expresamos nuestra sumisión a Di-s y afirmamos nuetra esperanza en la llegada de la época mesiánica.

¿Quienes son los parientes que deben guarar duelo?  Los que hayan perdido a:

PADRE o MADRE

HERMANO o HERMANA

ESPOSO o ESPOSA

HIJO o HIJA

Pero los demás pueden adherirse igualmente al duelo aunque no estén obligados.

Para expresar el pesar a los enlutados, el pueblo judío utiliza la frase:

"HA MAKOM IENAJEM ETJEM VETOJ SHEAR ABLEI TZION BIERUSHALAIM"
Di-s les otorgue consuelo entre todos los deudos del pueblo de Israel

 

Fuente: "Preparando mi Bar/t Mitzvá". Comunidad Santiago de Chile