Este es el segundo acontecimiento religioso en la vida de un judío.

Un niño alcanza su mayoría de edad cuando cumple 13 años según el calendario judío y una niña al cumplir los 12.  A esta edad se le conoce al niño como BAR MITZVÁ, y a la niña como BAT MITZVÁ que significa "hijo/a de los preceptos".  Esto implica que ya no es considerado más como un menor sino como un adulto con todos los privilegios y obligaciones que esto significa.

Para marcar este momento tan decisivo de la vida, el joven se pone por primera vez sus tefilín y es llamado a leer la Torá, privilegio que sólo tienen los adultos.

Las niñas, al hacer su Bat Mitzvá se hacen responsables por sus actos y les corresponden todas las obligaciones de la mujer judía.

La ceremonia de Bat Mitzvá es reciente, no hay antecedentes en la tradición antigua y surgió del reconocimiento de la igualdad entre hombre y mujer, y la necesidad y el derecho de que también ella participe de la vida comunitaria y religiosa.  Cada comunidad tiene diferentes modalidades, que abarcan desde una ceremonia idéntica a la de los varones, hasta algo totalmente distinto.

En ambos casos, el ó la joven deben estudiar la parashá de la semana y extraer de ella un mensaje, agregando su interpretación de los Textos, a la milenaria cadena de sabiduría judía.

 

Fuente: "Preparando mi Bar/t Mitzvá". Comunidad Santiago de Chile